Tengo

Tengo a la soledad desnuda por casa.
Pavoneándose vacilante.
Como todos esos machos alfa, cargados de versos que se te arriman al escote cada noche, cuando vas a esos bares donde apremia la certeza de saberte sola para volver a casa acompañada.

Tengo un juego de sábanas por estrenar.
Como ese vestido nuevo que ibas a usar para mí, pero que otros ojos cualesquiera habrán sembrado en él las manchas del deseo.

Tengo un nuevo bar dónde no tengo amigos.
Donde los días de entre semana huele a carajillo y a carajazo de derrotas esparcidas por todos esos tipos, que hartos de mascullar la penuria de un Playboy del 78, se desnucan al ver pasar por la cristalera la tersa juventud.

Tengo un nuevo poema que jamás acabará en un libro.
Por no dedicarte más hojas entristecidas, ni tachones, ni repudios, ni improperios, ni atenciones, que entre otras cosas,
ya no mereces.

Tengo una bala en la recámara,
Para matar tu recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s