Así fue

Un día se me volaron todos los pájaros de la cabeza
Y apareciste tú.

Al día siguiente volvieron los pájaros, pero tú ya habías hecho tu trinchera y masacrabas cualquier pájaro de mal agüero que se atreviese a cruzar la delgada línea que separaba mi cordura
De tu locura.

Tu cacería nunca tuvo fin.

Acabaste por terminar con el enjambre de pistilos donde se posaban las mariposas, porque a esas te daba pena aplastarlas y preferiste acabar con el alimento, para que como la flor donde se posaban, acabaran por marchitarse muertas de inanición.

{Inserte su mierda aquí}

Y ahora qué.

Ahora te vas, con una despedida en forma de hoja en blanco, con la vida cerrada por fuera, con el viento a favor de la derrota,

Para nunca más tú, para nunca más la tercera persona del singular, para nunca más conjugar plurales que a su vez conjuguen en futuro unos verbos,

Que nunca llegaste a sentir.

Como explicarle a un niño que no se encariñe del globo que acabará por rendirse a la gravedad, a la ausencia de aire en su interior para sobrevivir.

{Inserte su despedida aquí}

El amor no es mas que una enfermedad,
De la que nadie quiere curarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s