Un mar de dudas

Hoy me han asaltado las dudas
Pero no llevaba nada suelto para darles.

He cruzado la línea que va del amor al odio y no es tan fina como dicen. Pero tampoco es tan ancha como la Gran Vía.

Sería poco mas de la hora del café, cuando la incertidumbre se ha presentado sin avisar y no me gustan las visitas que no traen nada en las manos, pero si mucha carga a la espalda.

He pensado que igual venía de la mano de la primavera, que desacompasa la sístole y la diástole, igual que hacías tu con los grados celsius cada vez que sacabas un pie del edredón.

Pero no, un mar de dudas y un cuerpo manco para remar es todo lo que ha quedado después de tu mensaje de esta mañana.

“No vuelvas, si no es para nunca marcharte.
No te vayas, si no es para volver a por mi.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s