Ya no

Me asaltan tus recuerdos,
Pero ya no tengo nada que entregarles.

Me invaden las dudas
Y agoto todas las vías diplomáticas.

El mismo día que te marchaste,
Un ejército de “ojalás”
Se atrincheró en la puerta.

Hay una despedida huérfana
Desde entonces,
Un portazo mudo
Un estruendo sordo
Un niño interior que me pregunta por ti.

Has iniciado una guerra fría
Abierta a todos los públicos.

Ahora que dejas de creer en la primavera
Anhelas los abrazos que nunca nos daremos.

Sin lugar a dudas,
Eres el pasado,
Que siempre volvería a elegir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s