Un mal sueño

Anoche tuve un mal sueño.

He dejado restos de ti esparcidos por toda la cama y a ver quien es el valiente que recompone ahora todo esto.

He venido con el pecho abierto, mostrando los orificios de salida que dejaron cada despedida.

Hace tiempo que dejé de vomitar mariposas cada vez que alguien me dice un te quiero. En su lugar, corro en dirección opuesta al destello y cuento los segundos hasta la tormenta.

Estoy cansado en lugar de estar en cualquier otra parte y eso me aterra.

A veces pienso que el mundo es una casa con todas las puertas cerradas y he perdido la cabeza en una de ellas y ya no se como regresar.

Me trago mis propias lágrimas y me muerdo los labios cortados por la sal. Atardece siempre demasiado pronto y el tabaco se acaba justo después de ti.

Escondo mi cara cuando sonrío para que no se me vean las intenciones y detono una carcajada cuando empiezas a bailar sobre el suelo que otra noche nos vio fallar.

Me cargo de excusas. Anoche tuve un mal sueño.

Y aun no he conseguido despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s