Secuelas

Vivo en un lujoso pasado abuahrdillado en el centro de cualquier ciudad.

Un presente de piedra, papel y cuchillo.

Un futuro de hoja caduca y papel reciclado, siempre secundario, como mis secuelas.

Como aquel día que me llegó mi hora y llegué dos horas tarde.

Como aquella vez que junté todas las pastillas que me dieron para ser feliz y tan solo lloré. Solo.

Como cuando lloro sobre la manta, para que las lágrimas no hagan ruido al caer y te despiertes.
Cualquier pesadilla es mejor que verme llorar.

Tengo la cabeza llena y la nevera vacía. Y no envidio al prójimo, porque se que puede estar peor que yo.

Encontrarán en mi autopsia un diario poco cuidado y un hígado para el estudio.

Pueden hacer con ambos lo que les plazca.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s