Como yo

Debí leerme con más atención el contrato para vivir.
La letra pequeña donde se especificaba que no se admitían devoluciones ni reclamaciones en caso se defecto.

Joder, me escuece. Ah no, es de nuevo la infancia jugando a dar balonazos contra la pared, sin leer el cartel que pone bien grande “prohibido ser feliz”.

A veces me asomo al balcón y cuento los segundos que pasan entre que me rompo y oigo el estruendo, por si aun me da tiempo a huir.

Me mudé a esta planta para no poder decirle a nadie “sal por la ventana”, cuando el miedo viniese sin avisar.

Yo tampoco se como se muere, ni como me moriré, la vida es un teatro y estamos todos improvisando.

¡¡¡Corten!!!

Ha sido buena.

No te relajes, esto pasa solo una vez de cada cien tomas.

Compro plantas que siempre se marchitan antes que yo, creo que les pasa como a mi, se ahogan.

Por fin me digo la verdad. Y es que el espejo miente. No tiene por que ser sincero con alguien que tan solo se mira a el, cuando se mira frente al espejo.

Asómate. ¿Ves aquella estrella que brilla a lo lejos?
Hace miles de años que está muerta.

Como yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s