Ya rotos

Tratamos de arreglar el roto con un descosido.

Y allí nos encontró la pena, extasiada de esperar la despedida de los que no se quieren despedir.

Nos dimos de frente con las fotos que aún duelen, los espejos que aún duelen y los besos que nunca dolieron.

Nos abatió la incertidumbre a plena luz del día, nos embistió el miedo dejando moribundas todas las cartas que no escribiremos.

Nos perdimos de camino a Roma, la levantamos en un día al llegar y la hicimos escombros en tan sólo un portazo.

Dimos un salto mortal y no murió nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s