Instrucciones para cuando el día llegue

No corras a coger el mejor sitio para mi despedida,
Serás cada grano de arena que habite sobre última ropa que vestiré.

Pide lluvia y canciones tristes, así al menos la gente tendrá una excusa para llorar.

Trae vino de sobra, tabaco el de siempre y sonrisa, la que tienes de fondo de armario para esos días en que no sabes bien que coño ponerte, si el mundo está de un color fuera de gama y el hambre de amor, no combina con nada.

No te des prisa en ser la primera en llegar al hospital, seguro que para cuando llegues, ya hay dos o tres cuervos o algún noviembre velando a los pies de la cama.

Así que no corras amor, que ya no llegas.

Te esperé toda la vida, pero
El mar que habito ahora,
No tiene horarios,
Ya no te espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s