De ti también se sale

Que iba a saber yo de la calma si soy el tráfico aéreo de Nueva York,
De las flores de los cerezos si he ido siempre buscando mi piedra en el zapato.

De los antidepresivos también se sale.

Y de las glorietas, de los laberintos de los cuentos infantiles, de las barricadas contra la hambruna de amor, del beso descafeinado y de las golondrinas en verano.

De la felicidad también se sale.

Y de los barcos de mil abrazos de eslora, de las camas para dos pero sin ti, de los secos días de lluvia sin sexo y de las anacondas de recuerdos.

He oído decir a alguien, que de la vida, también se sale.

Hoy ha sonado el despertador a las 6 y no he visto la salida de emergencia por ninguna parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s