Corazón

Y ahí estaba,
Donde lo dejé la última vez que alguien decidió usarlo.
Parece mentira,
Sigue con buen color e incluso parece que tiene pulso estable.

Pobre.

Es como un pequeño perro adorable, que aunque reciba palos, sonríe cómo si tuviese tiritas suficientes para una tercera guerra mundial.

Que lástima.

A menudo me pregunto como será vivir sin el, es decir, sin ti.
Que se siente cuando lo agarras de sus diminutas venas laterales y te pones a girarlo, como si tu fueses la noria, como si tu fueses,
Por una vez,
La causa del mareo.

Míralo.

Sigue siendo feliz con un par de recuerdos de consuelo y un cuenco lleno de promesas, que sabe,
Nunca se podrá comer.

En fin,
Te devuelvo a tu sitio,
No voy a contarte nada de ella,
Tan solo se que viene,
Que ella es la que deja las huellas en el cemento fresco de cualquier ciudad,
Que va al cementerio porque dice,
Que los muertos también necesitan de buena literatura,
Y ahí va,
Con un ramo de Luis García Montero y un puñado de Cohen,
Que hoy parece que va a llover,
Aunque sólo sea dentro de esas cajas oscuras.

Ya no te cuento más,
Que se que con eso,
Te arrancas a latir y ya no paras,
Ya nos re-conocemos.

Solo te diré que hipotecaría toda mi vida,
Si sus brazos son mi casa.
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s