Ocho

Tengo ocho verdades atravesadas,
Que me deshacen el pecho,
Me remiendan atardeceres solo,
Me cuentan en ocho idiomas la verdad que tiene los pies juntos, justo al borde del precipicio del último beso,
De la primera despedida.

Tengo ocho cuentas pendientes desde hace años, ocho cristales donde no me reflejo, por donde solo sangro y deshojado caen los otoños sobre una primavera débil, que como tu nieve, no cuaja.

Tengo ocho cimas, ocho depresiones, ocho ataques sin escrúpulos a mi pasado, ocho brújulas sin norte, sin un campo de amapolas magnéticas y sin ocho mariposas polinizando al futuro.

Tengo ocho salidas, ocho entradas de ocho como tu, que vinieron para quedarse, y que no duraron 8 meses, ocho inviernos, que es lo mínimo que exige mi editor para incluirla en los agradecimientos.

Tengo ocho heridas mortales de otras tantas despedidas abiertas.
Un adiós no pronunciado,
Que en ocho veces no escarmienta.

Ilustración de Albert Soloviev

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s