Invito yo

Tengo mil cunetas a la espalda y ninguna lleva mi nombre.
Mil abandonos por desahucio de corazones donde siempre fui de vuelta.

He querido por encima de tus posibilidades y he perdonando por encima tus miedos.

He sido el mañana que ya pasó, el ayer que no se recuerda y la mirada del niño que no sabe que ocurre, esa.

He vivido en cuerpos que nunca me habitaron y dejé en ellos una huella indeleble, una marca a fuego.

He sido, he prometido ser y seré, porque no llevaré nunca en reserva el corazón, porque me niego, me resisto a la alergia a las flores, a las mariposas, a sus inviernos.

He escrito sobre ellas y he borrado sobre mi.
He decidido seguir, no abandonar la batalla entre sus rizos y mis dedos.

A la siguiente ronda invita mi pecho,
A la siguiente calada mi pulmón,
A la siguiente derrota, invito yo.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s