Apocalipsis

Se nos cae el mundo ahí fuera, te digo y tu sigues absorta mirando mis manos rosal.
En serio, todo esto se acaba, sentencio, pero tus oídos están en mi beso.

Que mas da que fuera llueva si aquí dentro nos mojamos mas.

Y ante la barbarie de tus muslos a contraluz en la ventana, me arrodillo y rezo al único dios que me salva del apocalipsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s