Era ella

Se me escapan los días de verla y me esperan los de soñarla,
Habito soledades anticipadas en las que ella rechaza el beso del adiós,
Porque adiós no es nada sin ella.
Me besa las mejillas, fracturando el contrato de su lengua con la mía,
Desempaña los cristales de sus gafas y sonrojada me dice que alguna estrella ha dejado de brillar mientras la miraba.

Cuanta razón tenían sus palabras,
Cuantas lágrimas sostenidas por el fino hilo de su sonrisa,
Cuántos ángeles habrían dado sus alas por haberle devuelto tan solo una mirada,
Pero ella ya era una extraña, con la que sólo compartía noches en vela,
Con la que un recuerdo cualquiera, siendo Malasaña un barrio cualquiera, me atase a ella.

Yo ya no recuerdo si besé primero su mejilla izquierda o la derecha,
Tan solo se que ahora el mundo gira, que el viento sopla, que era ella.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s