Tu sombra

Anoche descubrí tu sombra en la oscuridad. Sentí como me mirabas con el amor propio expuesto, proyectado sobre la luz de quien todo lo dio.

Es curioso, como a veces, en los momentos mas oscuros, apareces iluminando el camino, que sin dejar de tener obstáculos, ahora se hace transitable.

Anoche me observabas, lo sentí al dar la última calada al cigarro y exhalar con mas fuerza de lo habitual, como queriendo expulsar algo mas que humo, como queriendo deshacerme del nudo de culpa que apretaba mi pecho.

Tu sombra se acercó, me dio una de esas tiritas curatodo que eran tus abrazos y con calma, noté como pegaba trozo a trozo a el amasijo derruido de mi corazón coraza.

Cuando he despertado esta mañana tan solo estaba yo y tu silueta marcada en el colchón y en mi pecho y en la almohada la carta que me diste que nunca leí, que nunca leeré.

No hay cobarde mas valiente,
Que el que sabe volver.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s