Olvidarte

Abro mis ventanas y ventilo la casa de recuerdos,
Hace sólo unos días que habitabas cada baldosa, cada alfombra, cada rincón de mi pecho,

Cojo una taza de café, me vale cualquiera que no tenga el cerco de tu mordedura en ella,
La sostengo mientras aun eso, al menos, me da algo de calor.

He decidido limpiar a fondo mi ropa y mi cabeza, aniquilar a golpe de plumero el rastro de tu pasado acomodado en mus ruinas.

Comienzo de dentro a afuera y al cabo de diez recuerdos caigo en la cuenta de que no me entran bajo la alfombra,
Que no tengo suficientes bolsas de sangre almacenadas para renovar la que aun corre por ti,
Que mis paredes están manchadas de un blanco culpable con tus dedos marcados por todas partes,

Que cada libro de poesía te contiene en cada verso, te explota sin cuenta atrás,

Que quizá nunca debí alejarte del lugar del siniestro que era mi cama,

Que nunca escribiré ningún poema tan bueno, como para poderte olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s