Tu contrato

Y ahí estabas sentada,
Como la silla, pero con frío,
Me estabas contando algo sobre un contrato y a mi me venían a la cabeza las clausulas de rescisión del nuestro.

No se si has acabado, pero te llevo clavadas dos miradas y tu escote me ha devuelto tres,
Estás tan guapa como mañana,
Y te sigo viendo la niña de ayer.

En tu sonrisa se rinden los peros antes de pronunciarlos y aun guardas un as bajo la lengua,
No sabes las de veces que he encallado en tus comisuras y las puestas de sol que he visto en tus tetas,

Dudas sobre si te estoy escuchando,
Pero no sabes que me retumbas desde hace días entre pecho y calma,
Que te he crucificado sobre la encimera cien veces mientras trabajabas
Y que en dieciocho primaveras, la que vivo contigo me parece la mas larga.

Al fin paras y me besas,
Y ese es el mejor contrato que he firmado nunca,
El de mis miedos, con tu lengua.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s