Cartas

Recuperamos las cartas olvidadas del cajón izquierdo del pecho,
Aun estaban calientes y latían como antes, como siempre,
En ellas nos decíamos todo lo que nunca nos faltó, lo que nunca nos quitamos y tanto que hoy tenemos.

El amor franqueó aquellas cartas y puso el matasellos en una oficina de Monmartre,
A tantos kilómetros de ti, el miedo huele a soledad enfrascada,
La ausencia suena a portazo seco,
Las noches son de color luto
Y los amaneceres se suceden en una cadena interminable que me ata a la cama donde eramos, donde fuimos y donde seremos.

Tu voz me suena ahora a palisandro,
Y afino de oído los gemidos que late tu corazón al despertarnos, al hacernos,

Hoy desayuno locura de un cuerdo,
Hoy deshago la cama, con la embestida de tus besos,
Hoy desvisto a la vida,
Cuerpo a cuerpo.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s