El día después

Y nunca quise hacerte daño,
Me digo, mientras la despedida se me repite y las llaves se clavan en algún rincón del pecho,

Hoy, que el naufragio es inminente,
Apartada de los colaterales,
Superviviente con heridas,
La culpa deja de oprimir al que fue opresor,
Y tan solo la sangre derramada conmemora el lugar de la batalla,
Dos vencidos,
Dos derrotas.

Hoy, desnudo de mi uniforme,
Quitado el camuflaje y las pinturas,
Las lágrimas me visten de verdad,
Y las decisiones forman surco en la piel, sin llegar a ser herida,

Estabas mejor sin mi,
Eso lo saben un par de cientos,
Hoy que la luz pone nombre a las cosas,
Después de una noche tormenta,

Quizá hoy debería decir lo siento,
Justo cuando ya no me creas,
Tal vez sea mejor así,
Tal vez esto ya esté en una cuneta.

Abandonen el barco,
Les habla el capitán,

Me susurraba a mi mismo,
Mirando al amor sin camuflaje,
Sin bote salvavidas,
Viendo, como sucedía el final.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s