Mariposas

Me llenaste,
Cada poro, hasta debajo de mis uñas habitaba una parte de ti,
No viste la sangre despreciar volver a pasar por mi corazón,
Porque tu, ya te habías marchado de el.

Abro el diccionario al azar,
Buscando una página, una palabra concreta que describa el suicidio colectivo de las mariposas,
Que describa con imperfecta exactitud, la rebelión del hueco vacío de mi cama,
Del núcleo descentrado de mi vida,
Que halle el modo,
Aunque poco ortodoxo,
De estirpar tus ojos de mi retina,
Cuando dijiste adiós.

Naufragaste promesas,
Abandonaste cunetas,
Enterraste vida, la nuestra,
Hundiste saliva,
Tragaste palabras que no dijiste,

Sólo cuando te marchaste,
Me di cuenta de cuanto amor cabía en mis cajones,

Al marcharte fui consciente,
De que las mariposas,
Nunca vuelven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s