Finales

Me duele la espalda de cargar con mi vida,
Me duelen los ojos de llorar nombres,
Me queman las manos de frotar recuerdos,
Me tiemblan los labios al pronunciar felicidad,

Me golpeé con la esquina de la vida, en el dedo meñique del corazón izquierdo,

¿quien puso ahí ese acantilado?

A mi, amante del suicidio colectivo de las hojas en otoño,
A mi, que disfruto del atardecer porque el sol muere,
A mi, que me gusta el invierno porque llueve recuerdos.

Me golpeé la vida con la muerte de otra vida y resucitó al tercer día según cuenta algún libro de poesía,
Me dolió en el centro de la nada, porque nada había,

Donde debía haber un alma,
Mi pena, la dejó vacía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s