Era ella

Era la vida la que volaba con alas de cera, sin miedo a ser derretida por el sol, mientras yo me escondía bajo mantos de hojas secas, temeroso del depredador, de la vida que me miraba desde arriba, al acecho, pero nunca secuestraba mis ganas de morir para llevarme con ella.

Puse mi voz en mute y los parpadeos en pausa, rebobinaba uno a uno los latidos para desnacer, avanzaba rápidas las horas de un reloj de arena volcánica aun caliente,
Le di al play una vez mas,
Le di al stop cuando llegué a ese momento,
En que trágicamente la vida se cruza,
La muerte sucede
Y nosotros nos despedimos.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s