Amigas incondicionales

Botellines vacíos adornan mi mesa,
Benjamines de champagne,
Botellas de vino que adulteran mi realidad y por desgracia, la suya.

El cuello de esas botellas es lo único en lo que me enrosco desde hace semanas, me deshidrato recordándote y olvidándote me vuelvo a hidratar, intentando asesinar cada neurona que vive aún en ti, en la primera persona del plural que ya no quiero pronunciar.

Mezclo copas y faldas, descorcho botellas y a ellas, las celebro como merecedor del único regalo que me darán, hacer más difuso tu recuerdo.

Y es que tal vez no te olvido
O es que quizá sea este jodido día gris,
O mejor aún, hoy olí tu perfume por la calle, en otra, que quizá no eras tu.

Quizá bebí demasiado y

No caí en la cuenta,
De qué los niños y lo borrachos,
Siempre dicen la verdad.

20140602-202240-73360046.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s