Aprendiendo

Sigo sin saber cuantos poemas caben en tus piernas,
Mucho menos cuantas noches me quedan entre ellas,
Sigo sin saber del recorrido de mi felicidad por tu espalda,
De cómo viertes lo que te doy entre tus pechos y lo haces volar a tu boca.

Sigo sin saber de lo profundo de tu garganta cuando gimes que me quieres.
De la tempestad de claman tus dedos cuando me agarras bajo el pantalón y me dices, “ahora”.

Sigo sin saber de los monstruos que no llevan mi nombre y que escondes para que yo no tenga miedo de ti.
De lo salado de tu boca cuando te bebes el mar a chorros si lo echo de menos.

Sigo sin saber cuánto te quedarás,
Pero celebro que hayas llegado.

20140524-165233-60753639.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s