Mi última vida

Y si así fuese mi última vida,
Como gato adoptivo de Madrid,
Sí mi última vida la pudiese elegir,
Sería un salto de mi abismo a la cima de sus pechos,
Un equilibrio consciente entre mi vida y su muerte,
El juego del ratón y el gato, siempre con la misma suerte.

Quizá la última opción que me quede,
Sea ronronear entre sus piernas,
Esperando alguna caricia que me erice todas y cada una,
De las seis vidas que malviví sin ella,
Quizá no haya otro remedio, que arañar segundos de su boca,
Jugar entre sus manos con mi cola
Y que mis pupilas dilatadas, le den una señal,
De qué no está loca,

Ese gato, es mi última vida,
Te la regalo, porque me obliga,

Porque el amor no es más que un juego,
Y yo apuesto mi negro, al rojo de tus días.

20140519-171837-62317226.jpg

Anuncios

4 comentarios en “Mi última vida

  1. “Y que mis pupilas dilatadas, le den una señal , de que no está loca”

    Ya llevo tres que dejan los ojos como platos, enormemente bonitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s