Bienvenido, verano

Conoció todos mis males y los tesoros que van ligados a mi miseria y aún así, decidió quedarse a malvivir en la ruina apuntalada de mi vida.

Nací en un taxi, estaba claro, aquello era una señal de que me tocaría pagar por todo, cada sol que veo, me pasa factura y cada luna que veo salir es un crédito a largo plazo, que nunca acabo de pagar.

Ahora callejeo por Madrid, esa amante, siempre insatisfecha, que me engaña y me dice ven, lo dejo todo y acabo por follarme solo en mi cama, insana costumbre que me obligo, ya que eso era mejor que morder manzanas que no me caben en la boca.

Ella sabía de mis heridas abiertas, y me hacia transfusiones boca abajo, sumisa pretensión de verme feliz que me duraba un rato. Ella lo sabía.
Yo era feliz solo en ciertos días y el resto simplemente me dedicaba escribir sus alegrías y mis mierdas, y así no es feliz cualquiera.

Menos mal que llega el verano y entre el sudor, se disimulan lágrimas.

20140517-124234.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s