Año bisiesto

Hay días que los cuento por segundos y otros que los cuento por semanas, meses e incluso años.

Con ella no sabía si necesitaba que el día acabase para despertar en ella o que no acabase nunca para que el orgasmo de sentirme dentro de ella no tuviese la señal acústica de la campana, avisando de que ya era la hora en que las cenicientas tienen que volver a casa.

No se cuántas fueron las noches que dormí en ella, me parecían años bisiestos con un asalto más para violar la ingenuidad de su sonrisa a mordiscos, algunas me parecían estrellas fugaces, que antes de pedir mi deseo, había pasado.

Fuera como fuese, ella es el único calendario donde quiero tachar mis días.

20140516-134043.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s