Necesidades

Para escribirte necesito encenderme otro cigarro.
Miro tu foto. La cierro y así veo pasar el sol en su ciclo diario.

Te escondes entre playas y saetas, entre feria y colores en una ciudad que no me es extraña, que me llama aun más cuando pronuncio tu nombre.

Otra calada.

Y es que no es fácil, expresar con palabras, cada te quiero que imagino de tu boca, indeleble, tatuaje en un pecho que te busca desde antes de conocerte.

Me dura el cigarro.

Y cuando exhalo realmente suspiro y echo de menos la cama donde nunca he vivido y la curva de tu espalda se me antoja vertiginosa, aunque aún no he despertado en ella.

Inhalo,  exhalo.

Esta vez sin humo, te tengo ganas y ya no lo disimulo, brisa en unos labios cada vez que sonríes y un sueño cumplido si es por mi.

Ahora si, fumo.

Y es del nervio que me produce imaginarte tenue, la luz viva, la luna llena, como tu, llena de ti, de mi y tu aroma debe ser parecido al del césped recién cortado, cuando aún está húmedo, como la tierra cuando acaba de llover y produces un arcoiris de más de 7 colores y yo voy al principio a buscar tu olla llena de tu oro, del tesoro de tu boca.

Y se me antoja dejar de fumar, para correr más rápido hacia ti.

La mejor noticia, es saber que tu corres en mi dirección y mis brazos están tan abiertos, que parece un puente levadizo esperando a que tu barco traiga tu mercancía a mi río, haga escala en mi vida y decida,

Que mi cuerpo, es el puerto más bello, el amarre más cuerdo,

Donde quedarse a vivir.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s