Mi piedra

Al final de un largo día, de trabajo y recital, cuando llego solo a casa, siempre me pregunto donde está mi piedra para tropezar.

Quizá ella ha ido a otro bar, quizá sea abstemia, quizá trabaje en un turno de noche, quizá está encerrada en algún hospital por algún mal que no soy yo…

Fuera lentillas, me descalzo, enciendo la tele o cojo algún libro y me enciendo el siguiente cigarro. “La noche promete” me digo y quizá aun espero que suene el timbre y sea mi piedra, que se ha equivocado de puerta, pero algo la ha hecho llamar al quinto A y me sorprenda la peonza del destino y tras esa voz preguntando por otro hombre que no soy yo, descubra que mi piedra duerme en otro zapato,

Entonces me quedaría el triste consuelo de saber,
Que mi piedra,
Duerme a mi lado.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s