Fantasmas

No creo en fantasmas.
Rotunda afirmación para algo que no he visto.
Por esa regla de tres, creer en el amor sería como creer en un dios que resucitó al tercer día según las escrituras, que quizá sean las mismas que hablan del amor.

Creo en los fantasmas.
Como creo en el amor que acaricio cuando cada noche, me voy a la cama y en ese hueco ella no está. Quizá el amor no sea más que ese echar de menos cuando tienes sitio de más,  sea extrañar todo aquello que aun te recuerda que ella vivió en ese espejo más tiempo del que estuvo allí.
Quizá sea besarla cuando ella no está, quizá sea sentir como se ducha mientras tu pides 5 minutos más al despertador.
Quizá el amor sea su sonrisa cuando tu lloras. Tus piernas cuando hay arenas movedizas. Quizá ella sea tu felicidad cada vez que whatsapp te avisa de que ella se acuerda de ti.

Quizá el amor sea un fantasma, que pocos han tocado, que casi nadie ve, que pocos han vivido, pero aquellos que lo han hecho aún lo sienten en la piel. Se eriza, lo sientes, esta ahí.

Definitivamente, creo en los fantasmas.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s