Sin nombre

Anotación antes de comenzar. Gracias por cederme la foto y la inspiración. Eres miedo y esperanza en una sola sonrisa. No dejes nunca de hacerlo. Ambos son necesarios para saber lo que es vivir.

Comencemos:

Creo que la primera vez que la vi, fue en la marquesina de una parada de bus, ya no recuerdo sí ella era el póster o esperaba al Búho que la llevase de vuelta a la realidad de su cama.

Dudo que fuese la segunda.

¿Sabéis esa rampa cuando sois pequeños y os queréis tirar por ella a toda velocidad?
Eso es ella.
Una rampa.
La velocidad.
El peligro de sus labios.
Lo adictivo de su pelo cuando roza su espalda.
Lo duro del golpe cuando no sabes frenar.

Tiene una mirada, donde me he perdido sin ella saberlo.
Una espalda donde he dormido sin su permiso.
Una boca donde yo he sido humo, cigarro, necesidad, adicción, mientras ella fumaba de otros labios.

No,
Lo suyo no es una sonrisa.
Es un futuro incierto, es una lotería donde apostarías la tuya, aún sabiendo que la banca siempre gana.

No,
Ella no mira. Sus ojos no son dos pupilas. Son dos sentencias, a cara o cruz. No elijas, esa moneda nunca caerá de tu lado.

No,
Ella no es mía. Tampoco de nadie. Dudo que sea de ella misma. Dudo que el aire sepa donde se mete cuando ella respira. Dudo que quiera salir cuando está dentro.

Existe, tiene nombre, tantos como paradas de metro en Madrid. Llámala como quieras. Tira la moneda, lánzala, yo me pido cara, la suya. Cruz, la de su espalda.

Llámala como quieras,
Yo,
La llamo felicidad.

20140502-225405.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s