Femme Fatale

Ella se sentó enfrente,
Con cierto aire de grandeza,
Como sólo tienen aquellas mujeres,
Que lo son de los pies a la cabeza.

Su sonrisa tenía mil atardeceres,
En su dedo un anillo de casada,
Sonrisa fuerte por cojones,
Pantalones de pitillos por minifalda.

Mirada profunda y penetrante,
Femme fatale la llamaría,
Cualquier hombre de mala madre,

Quizá esta noche se acueste tarde,
Pensando en la poesía,
Que nunca le hará nadie.

20140430-115432.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s