Avisado estaba

Que los sueños, sueños son, me decías, mientras a media luz, a medio vestir, me susurrabas que me querías.

Mujer de uno, que no era yo, mujer de tantos, pero de un sólo colchón, hambrienta de caricias y exenta de permiso, mujer sin argumentos, balazo sin preaviso.

No debía de quererte, lo noté en tu primer abrazo, vacío de cariño, sin más sustento que mis brazos.
Y sin embargo te quise, como nunca aborrecí a nadie, ni a las golosinas de los domingos, con el perro en el parque.

Conductor temerario me llamaste,
Cuando me estampé contra tu muro,
Tu ya me lo avisaste,
Por este amor, no dabas un duro.

20140425-150527.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s