Amor suicida

Te cruzaste por mi vida sin mirar y fue el accidente más bello, semáforos en rojo, pero nosotros íbamos a toda prisa y sin mirar, con una necesidad desmesurada de amar y el resultado de ese accidente, fueron dos corazones muertos, que ahora yacen inertes.

Dicen que cuando todo se vuelve oscuro, es cuando aparecen las estrellas, y yo que no soy fosforescente, me tumbo y contemplo como el cielo se ilumina, espero que alguna de esas estrellas se fije en mi y me suba ahí arriba, que me preste un poco de su luz, y me deje formar parte de la constelación de su cinturón.

Se qué los días son días, que ayer fue ayer y hoy es hoy, que mañana no se que será, que debo aprender a respirar, contar hasta 10 y no llorar, por el luto de estos dos corazones muertos, en un accidente tan bello que nadie lo vió, quizá porque fue todo tan fugaz como los días que pasamos, pasó todo tan rápido, que no hubo tiempo de fotografiarlo y no hubo testigos que puedan asegurar, que fue el accidente más hermoso, aunque se llevara dos vidas por delante.

Ahora estoy en esta unidad de cuidados intensivos, tratando de sobrevivir, luchando con todas mis fuerzas para curar ese pobre corazón que quedó hecho pedazos, que ahora tratan de reconstruir.
Quizá debería plantearme lo del trasplante, vagar por la calle buscando un corazón para quedarme, cometer un asesinato en cuanto vea una mirada estremecida al contemplar, el que sabe que será quien se quede con su vida.

Debo reconocer que ese plan antes me funcionaba, iba por los bares buscando sonrisas gastadas, donde se olía el dolor desde la entrada, donde cualquiera de estas palabras habría tocado un alma, para finalmente no quedarme con nada, tan sólo con unas horas de cama.
Ahora necesito más, prefiero quedarme en casa, seguramente el amor nunca llame a mi puerta, pero no saldré a buscarlo, porque creo que sí me quedo quieto será más fácil que me encuentre.

Hay amores que matan y amores que mueren, pero lo nuestro fue un amor suicida, que se tiró a los andenes, le aplastaron las ruedas de aquellos trenes, los que nunca cogieron,

Los que nunca vuelven.

20140313-100600.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s