Zona catastrófica

La quise como se quiere lo que se sueña, la amé, hasta que mis brazos no podían abrazarla más fuerte, hasta que la sangre dejó de regar mi corazón, por regar el suyo.

Se me rompieron todas las cuerdas de Abril -mi guitarra- buscándote en canciones que te lloraran, destrocé mis dedos contra las teclas de un piano que ahora es rojo y negro, se me quedaron muertas las cuerdas vocales, cuando se murió dentro de mi todo lo que debí haber dicho, y no hice.

Se me acabó el papel donde me secó las lágrimas, se mojó mi cama y esta vez no fue de nosotros la culpa, se me empañó el espejo del baño, esta vez no por vernos dentro de la ducha, sino por mi respiración frente a el, donde te podía leer, y donde me miraba a los ojos, buscando una razón, por la cual no estabas.

Mis lágrimas saltaron el precipicio de mis ojos, me abandonó hasta la inspiración, se quedó mudo el edificio cuando me grité llorando “por que”, me asaltaban las dudas, los miedos, yo era un banco desprotegido y ellos venían armados hasta los dientes y se llevaron lo que quedó, lo que dejaste y se quedaron a vivir en el lugar que tu deberías ocupar.

Rompí una copa de vino, para quedarme sólo con una, pues creo que las penas se ahogan sólo, cuando tu eres lo que duele.

Te leí mil veces, y acabaste siendo un papel en llamas en mi cenicero, y a la vez que ardías, era yo el que se convertía en cenizas.

He declarado mi vida como zona catastrófica, a ver sí alguna ley me ampara, para ayudarme a reconstruirla.

20140301-193543.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s