Ella era un campo de flores

Cuando la vi, me sentí como en un campo lleno de flores de dientes de León, como un gran campo lleno de deseos, que sólo con soplarlos ligeramente, sin esfuerzo, se cumplirían uno tras otro.

Tras su sonrisa se escondía lo que escondemos todos tras la nuestra, penas, llantos, sufrimientos, su sonrisa era una coraza blanda, carnosa, que esperaba a que viniera alguien y la hiciera eterna, para que nadie la apagase nunca más.

Quizá soy alérgico a las flores, pues cuanto más soplaba y cumplía deseos, más me alejaba, quizá por el miedo a que los cumpliera todos, por miedo a que fuese la mujer de mi vida, quizá por miedo a que tuviera todo lo que anhelaba dentro de ella.

Lo queremos todo, pero ¿estamos preparados para tenerlo sí llega?

Esa pregunta de la haré a mi psicólogo, porque no he sabido responderla aún tomándome medicación. He puesto un boli en mi mano y esa pregunta en un folio en blanco y he esperado, segundos, minutos, horas…esa pregunta lleva años rondándome este universo paralelo que es mi cabeza y sigo sin encontrar una respuesta digna de escribirse a boli y no poder borrarla.

Son las cosas más bellas las que más me asustan, las más grandes las que me abruman, y ella era tan bella y tan grande…

No se muy bien que me aleja, como un imán repele a otro con el mismo polo, no se sí nosotros éramos negativos o positivos, pero éramos tan iguales…
Bueno no, ella era el sueño de cualquier hombre, yo era el cuento inacabado de un fracasado escritor, un proyecto frustrado de cantautor, con más talento para subir faldas, que para arrodillarme y pedir una vida entera junto a alguien. Se me daba mejor inhalar el humo de mi cigarro, que una bocanada de ilusiones, y exhalaba mejor el llanto que un bebe hambriento.

No fui, ni soy ni seré, santo de devoción de ningún suegro, ni el que te espere en el altar aún cuando llegues tarde y radiante, no seré yo quien de viejos, te mire a los ojos con la ternura que se mira cuando el amor es puro y sin miedo, ni seré tampoco el que mate monstruos por ti, pues no he podido vencer la batalla a los míos.

Amor, yo no seré, pero tu sí serás.

20140227-110222.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s