Amor por dos

Tal cual empieza es,
Un amor por dos, dos amores no reñidos, que no compiten entre si, que se reparten mi amor al mismo tiempo, a partes iguales.

Este no va a ser mi poema más sonoro, ni el más bonito seguramente, es simplemente vaciarme en simples palabras no rebuscadas.

Lo se, yo tampoco me lo explico, siempre me ha costado querer a una persona, y me he dado cuenta de que ahora soy capaz de amar más.

Es extraño, lo se, me cuesta entregarme, tanto como a un gato, soy a veces arisco y distante, innumerables veces insoportable, pero este caso es distinto.

Hace 7 años de un amor y casi 6 del otro. Llevo todo este tiempo amando sin medida, en ocasiones he pasado hambre por alimentar ese amor. Dejando de quererme para dar a basto todo lo que me reclamaban.

Son dos ríos que nacen de la misma montaña, pero convergen en mares diferentes. Uno es Mediterráneo, tranquilo, apacible, sosegado, relajante. El otro es un bravo Atlántico, con olas inquietas, embravecido y con fuerte carácter, indomable y que te reclama atención frente a tanta hermosura.

No voy a elegir, me quedo con ambos amores, desde que contemplé atónito su nacimiento, supe que hay amores que caben a pares, no cuestionables, que sobre sus pasos, iría sin dudarlo, que sí uno se derrumba, siempre estaré ahí.

Son esos amores eternos, que llenan tu vida de vida, que dan paz a tus noches, amores dependientes en ese triángulo equilatero, donde en el centro, se concentra una fuerza diferente, no por rara, no por efímera, no por distante, sino por incondicional, por pasional, por ser el fruto de días y semanas y meses y años cultivándolo.

Por esos dos amores, por esa vida entregada de mi hacia ellos y de ellos hacía mi, por sus miradas diferentes y a la vez iguales en cuanto a su brillo, porque madrugar por amor, el insomnio por amor, aprender a amar por amor, por ser siempre foco de felicidad aún cuando mis ojos se inundan de lágrimas por problemas ajenos.

Mis dos amores tienen nombre, mis dos amores son dos hombres, mis dos amores se llaman Marco y Hugo. Este es sólo su orden de nacimiento, no el lugar que ocupan porque no se escribir un nombre sobre otro.

Gracias por existir. Por estar en mi vida. Por quererme aún cuando no os he llegado a la altura del tobillo, cuando he llorado con vosotros delante, por abrazarme sin entender a veces que pasaba, por vuestros besos, por dormir a mi lado sin importar cuán grande fuera la cama.

Por ser mis hijos, aunque no lo hayáis elegido.

Amor por dos, es un amor multiplicado por tantos latidos como dan vuestros pequeños corazones llenos de más amor que el de muchas personas con las que me he cruzado.

Incondicionalmente y sin preferencia ni distinción alguna,

Os amo.

20140131-115531.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s